CursoFinanzasFinutive-ANEXOS

#14 Curso de Finanzas - Economía Humana: ¿Cómo desarrollar un Plan de Empresa?

El Plan de Empresa o Business Plan (P. E.)  constituye una herramienta básica e imprescindible para cualquier proyecto empresarial, independientemente de la experiencia profesional del equipo promotor y de las características del emprendimiento.

La elaboración de un Plan de Empresa conduce a identificar, describir y analizar la viabilidad de una propuesta empresarial. Esto es posible porque el Plan de Empresa es a la vez el análisis y el plan para implementar las ventajas y potenciales que nos llevaran a posicionarnos y obtener óptimos beneficios que facilitan la sostenibilidad del modelo.

A continuación, te ofrecemos una serie de pautas para desarrollar un plan de empresa bien fundado, tocando todos los aspectos cruciales para definir cuál es la mejor manera de desarrollar el emprendimiento.

1. Propósito: Misión ,Visión y Valores

En primer lugar, debemos empezar por definir y comenzar a integrar el propósito que nos conecta con el impulso creativo que subyace a cada organización.  ¿Cual es su esencia? ¿Para qué es necesaria esta empresa en este momento? El propósito es la conexión con el sentido profundo de la empresa y por lo tanto con su coherencia y sostenibilidad. Del propósito surjen la Misión, Visión y los Valores fundamentales de la empresa o proyecto.

Misión: Define nuestra actividad y hace referencia al público al que va dirigida. Para determinar la misión de nuestra empresa o proyecto concreto debemos hacernos preguntas tales como ¿a qué nos dedicamos? ¿qué hacemos? ¿quién es nuestro público objetivo? ¿en qué destacamos? De ellas podremos derivar nuestra misión, ya sea proporcionar a nuestros clientes el mejor servicio de gestoría posible o contribuir a la salud de la sociedad desarrollando nuevos productos sanitarios.

Visión: Establece las metas que tenemos fijadas para un futuro y nos ayudará a guiar nuestras acciones y la toma de decisiones dentro de la empresa. Para determinar la visión tenemos que saber la respuesta a preguntas como ¿a dónde quiero llegar como empresa? ¿dónde quiero que la empresa esté en un futuro? ¿a quién quiero que vayan dirigidos mis servicios? Ser líder en el sector y ofrecer una cartera de productos variada son algunos de los ejemplos más comunes en términos de visión empresarial.

Valores: Son la base de la cultura de nuestra empresa y nos ayudan a crear una “personalidad” para nuestro negocio. A su vez, son una gran fuente de credibilidad y fidelidad por parte de nuestros socios, inversores y clientes, por lo que debemos establecerlos claramente y mantener un alto grado de coherencia en el desarrollo de nuestra actividad económica. Algunos de los valores más recurrentes son el compromiso con el medioambiente, el respeto hacia la diversidad cultural, respeto hacia nuestros competidores, liderazgo, etc.

 

Los tres elementos deben tener cierta coherencia entre ellos con el fin de evitar tensiones a la hora de intentar alcanzar nuestros objetivos, ya que todos emanan de la definición ética de la empresa. Asegúrate de que esta primera parte del Business Plan sea sólida, ya que basarás gran parte de las actividades de tu empresa en la misión y los valores que establezcas.

 

2.  Análisis interno

La creación de un Business Plan tiene como centro de existencia a la empresa. Por consiguiente, un análisis de la misma es necesario para construirlo. Con el análisis interno detectamos las debilidades y fortalezas de nuestra actividad económica. Para ello debemos estudiar diferentes factores controlados por la empresa, como el marketing, la organización, el personal, las finanzas y la producción.

Las debilidades reflejan los puntos más flojos de nuestra organización, y son los aspectos en los que deberíamos invertir para mejorar. Algunas de las más comunes son la falta de capacidades clave, equipos poco cohesionados, baja motivación, costes de producción muy altos, rentabilidad por debajo de la media del sector, poca coherencia con el propósito.

Las fortalezas, por otro lado, son todo aquello que hace que nuestra empresa esté bien posicionada y obteniendo los beneficios esperados. Ejemplos de fortalezas dentro de nuestro emprendimiento son, la alta motivación, la calidad de nuestros productos y servicios, acceso a economías de escala, buena imagen entre los clientes, ventajas en costes, existencia de patentes, marca, la coherencia con misión, visión, valores.

 

3. Análisis externo

Las organizaciones necesitan del entorno para su existencia, subsistencia y crecimiento. Dicho entorno, está constituido por las instituciones, personas, estados, competencia y otros organismos, que afectan directa o indirectamente la actividad y los resultados de la empresa. El panorama externo se puede dividir en Entorno General y Entorno Específico, y podemos distinguir entre amenazas y oportunidades dentro de ellos.

El Entorno General es aquel que afecta por igual a todas las empresas de una misma sociedad. Es influido por factores como el entorno económico, político, demográfico y legal. Estos factores definen la sociedad en la que vivimos, y las consecuencias (positivas o negativas) que conlleva. Podemos recurrir al modelo PESTLE, por ejemplo, para realizar este análisis externo.

El Entorno Específico es particular para cada empresa, es decir, afecta a cada empresa de manera diferente. Los factores a considerar dentro de este tipo de entorno son los clientes, proveedores, sector, intermediarios y entidades financieras. El posicionamiento de tu empresa dentro de tu sector dependerá de cómo gestiones estos factores, y del nivel de interlocución que tengas con cada una de las entidades.

Este análisis, no deja de ser un diagnóstico de cuál es la situación de la empresa o servicio en su ámbito para obtener los mejores resultados con coherencia. Entre las influencias externas a analizar encontramos diversas áreas: el mercado, el sector y el entorno.

Las amenazas y oportunidades reflejan todo aquello sobre lo que no tenemos control directo, pero que podemos utilizar a nuestro favor. Entre las amenazas podemos encontrar todo aquello que tiene potencial para disminuir nuestras ventajas y posicionamiento. Algunos ejemplos son los productos de otras empresas, cambios políticos que nos afecten negativamente, crecimiento lento del mercado, etc. Debemos estar siempre alerta e intentar minimizar  la influencia negativa e incluso transformarla en los casos en los que sea posible.

Las oportunidades, por otro lado, son todos los cambios en el entorno que nos ayudan de manera indirecta a aumentar nuestras posibilidades y posición. Entre las más comunes podemos encontrar la eliminación o disminución de barreras comerciales, cambios legislativos, tendencias a futuro, emergemcia de nuevos mercados…

Un análisis de dichas influencias externas nos ayudará a tener en cuenta todo lo que repercute en el resultado de nuestra actividad económica y poder prevenir cualquier tensión de tesorería.

 

 4. Análisis DAFO y CANVAS

Es posible que ahora que has hecho un análisis de los diferentes entornos de la empresa, te preguntes: ¿cómo puedo estructurar toda la información anterior? Los datos obtenidos en los pasos anteriores constituyen la materia prima de nuestro P.E. y ahora debemos modelarla manteniendo siempre la coherencia con nuestro propósito.

En este paso es importante incorporar diferentes miradas expertas y contrastarlas para tomar decisiones creativas y eficientes. Para avanzar en el diagnóstico, podemos utilizar metodologías de análisis como, por ejemplo, el DAFO y el CANVAS.

 

DAFO: El análisis DAFO (iniciales para Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) recoge información del análisis interno y externo de la empresa y la clasifica para ayudarnos a establecer una planificación viable. A partir de este modelo podemos derivar diferentes estrategias, que nos ayuden a posicionarnos mejor en el sector y a utilizar de manera eficiente todo aquello en lo que destacamos.

CANVAS: Esta una herramienta de análisis, generalmente conocida como Business Model Canvas. Consiste en una plantilla de nueve módulos donde quedan reflejados de forma gráfica los puntos claves de un emprendimiento, facilitando una visión global de este de manera rápida y sencilla.

 

El modelo te propone una “hoja en blanco” por llamarla de algún modo, dándote unas pautas para guiar tu línea de pensamiento y ayudarte a estructurar tu Business Plan. Las nueve categorías que podemos encontrar son:

  • Socios clave
  • Actividades clave
  • recursos clave
  • Propuesta de valor
  • Relaciones con los clientes
  • Canales
  • Seguimientos de clientes
  • Estructura de costes
  • Líneas de ingresos

Tras definir tus proyecciones para cada uno de los módulos tendrás una visión más clara de cómo comenzar con el proyecto o empresa que tienes en mente.

 

5. Planificación del posicionamiento

Seguimos avanzando el proceso de análisis y diagnóstico con la definición del posicionamiento óptimo. Una vez sepamos cómo y dónde nos queremos posicionar, debemos utilizar métricas para medir dicho posicionamiento y controlar nuestro progreso para implantar un despliegue global en la empresa.

 

Algunos enfoques a tener en cuenta en relación al posicionamiento son:

  • Diferenciación: Identificamos y definimos cuáles son los puntos claves y ventajas de nuestra propuesta de valor (producto/servicio) con respecto a otras empresas de nuestro sector, con el fin de potenciarlos.
  • Costes: Nos ofrecen un margen de acción a la hora de fijar precios.
  • Segmentación: Dirigida a la especialización en el tipo de cliente, canal de distribución, zona geográfica. Debemos intentar crecer a través de dichos canales y mediante la obtención de nuevos partners para aumentar nuestra red de contactos.

 

6. Objetivos

Una vez que tenemos un análisis amplio y contrastado desde varias perspectivas, llega el momento de definir los objetivos.

Éstos deben ser:

  • Viables y flexibles, teniendo muy en cuenta el efecto posible de las carencias. De esta manera, diseñamos diferentes escenarios con sus condiciones e indicadores.
  • Realizables y cuantificables, de esta forma podemos convertir debilidades en fortalezas y amenazas en oportunidades.

Cuantificar obliga a definir tiempo y dinero. Por ejemplo, “Vender más” no es un objetivo cuantificado, sin embargo, “Vender un 10% más en tres meses” sí lo es. Es importante concretar estos datos para tomar las decisiones oportunas y materializar de forma óptima el emprendimiento.

 

 7. Planes de Acción

Una vez definidos todos los apartados citados anteriormente, tendremos una idea clara de qué queremos conseguir y cómo podemos hacerlo. Para hacer operativa toda la información recogida, podemos desarrollar planes de acción basados en las diferentes secciones de la empresa.

 

7.1 Plan Comercial y Marketing

Este es el lugar para planificar las acciones para la venta y comercialización de nuestros productos y/o servicios. Uno de los aspectos fundamentales es el Marketing Mix, mediante el cual nos dirigimos directamente a los elementos fundamentales del marketing dentro de la empresa: Producto, Precio, Distribución y Comunicación.

 

7.2  Plan de Operaciones

Aquí integramos lo que consideramos como responsabilidad de un gerente: Gerencia, Organización de personal, productividad, gestión de crisis,  contratación, informes, control de efectivo, etc. Este plan debe ayudar a dirigir las acciones y operaciones (como su nombre indica) de los gerentes.

 

7.3 Plan Económico Financiero

Todas las operaciones mencionadas anteriormente derivan en unos resultados, que debemos reflejar en diferentes documentos para así poder llevar un control sobre los mismos. Entre estos documentos financieros podemos encontrar balances, Cuentas de Explotación, Tesorería, Administración, etc.

 

7.4 Plan de Recursos Humanos

Por último tenemos el plan de RH. Este ha de recoger información de diferentes categorías. Por un lado, un organigrama de la estructura de personal es necesario, ya sea por procesos, funcional, concéntrico o en red. La división de departamentos y la jerarquía de la empresa deben estar bien definidas para facilitar el trabajo de los empleados.

Por otro lado este plan debe recoger información relacionada a la selección, formación y retribución de todos los empleados. Después de marcar dichas pautas, podemos establecer caminos de crecimiento dentro de la empresa, obtención de promociones, etc. Los trabajadores son el corazón de la empresa, y es crucial tener en cuenta sus necesidades personales y profesionales con el fin de mantener alta la motivación.

Una vez concluido el Business Plan, es necesario validarlo con algún profesional o profesionales que no hayan participado en el mismo o con posibles clientes y/o proveedores comprometidos.

 

Implementar el Plan de Empresa

Durante la implementación observamos, registramos y evaluamos las respuestas reales, de tal modo que podemos introducir las correcciones oportunas y llevar a cabo una mejora continua de la propuesta.

El P.E. es un proceso vivo y, por tanto, debe evolucionar y armonizarse según avanza, manteniendo siempre la coherencia con el propósito y los valores como el punto esencial

Según constatan diferentes estadísticas y estudios, alrededor de un 80% de los nuevos emprendimientos no alcanzan los tres años de vida. Un buen P.E. aumenta las posibilidades de éxito de un proyecto, al identificar sobre el papel las posibles debilidades y amenazas. Esto nos ayuda a reducir sus efectos o transformarlas con creatividad y bajos costes. Por otro lado, también nos ayuda a detectar los puntos clave y las oportunidades más ventajosas para su desarrollo.

Mediante el seguimiento de todas las pautas fijadas anteriormente aseguras una mayor probabilidad de éxito para tu proyecto y un mejor posicionamiento dentro de tu sector. Sigue los diferentes pasos con atención y dedicación, así obtendrás la mayor ventaja posible del Business Plan y avanzarás con buenos resultados en tu emprendimiento.


Anexo 14 – Economía Humana

Economía Humana es un ecosistema de emprendimiento e innovación social basado en la inteligencia colaborativa que crea condiciones para una economía más eficiente, próspera y humana.
Disponemos de un servicio de consultoría especializado en acompañar a las empresas para que se conviertan en organizaciones sanas, creativas y conscientes.
La consultoría está integrada por un equipo multidisciplinar de profesionales con experiencia en diversos ámbitos, comprometidos con la evolución de las organizaciones a todos los niveles.

consultoria@economiahumana.org

LOGO ECONOMIA HUMANA

EBOOK ACTUALIZADO CON ESTE ANEXO

 

 

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *