Cómo registrar una marca en la OEPM | Finutive Blog

Cómo registrar una marca en la OEPM

La marca es la identidad de tus productos o servicios, de esa empresa a la que dedicas o dedicarás gran parte de tu vida o de la imagen profesional que transmites a tus clientes y como tal, supone un gran valor. A continuación te explicamos cómo registrar y proteger tu marca.

Cómo registrar una marca en la OEPM

Construir una marca que, con un solo vistazo a un logo, a un nombre o a un color, transmita todo lo que eres capaz de ofrecer no es fácil, pero puede acabar convirtiéndose en uno de tus mayores activos: portador de emociones positivas, confianza y capaz de eliminar a la competencia de la mente de los clientes en el momento de intención de compra. Por eso es importante protegerla y para ello, en España, disponemos desde la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Diferencias entre marca nacional, comunitaria e internacional

Qué es y qué no es marca

Es importante no confundir marca con denominación social o nombre comercial. La marca identifica ante el público, pero no es el nombre jurídico; eso es la denominación social en caso de empresas o el nombre en caso de personas.

La marca y el nombre comercial pueden consistir en palabras, pero la marca puede ser también imágenes, símbolos, figuras, música, colores o creaciones audiovisuales.

La marca es una propiedad, un activo con un valor económico propio que además es efectivo y negociable. Tiene vocación de exclusividad y puede comerciarse. En algunos casos, incluso la marca ha sobrevivido a su negocio. Por el contrario, el nombre comercial puede aplicarse a distintos proyectos y es más coyuntural. 

Un ejemplo de todo lo anterior fue la venta de Victorio & Lucchino tras un revés económico. Esta marca, de entre las varias de los famosos diseñadores andaluces, ofrecía posibilidades de seguir siendo rentable tras un cambio de contenidos y target.

¿Quieres proteger tus activos de Propiedad Industrial?

Cuándo debe registrarse una marca

La respuesta es: siempre

Registrar una marca es protegerla, es atribuirte su uso exclusivo también en los dominios informáticos. Es prevenir la confusión o la mala fe por parte de la competencia y disponer de un punto de apoyo para cualquier potencial reclamación legal a cualquier uso de tu marca que te parezca indebido.

Con el registro de marca, se va generando un valor en sí mismo al vincular la marca con aspectos positivos a los ojos de los consumidores, en ella se va sedimentando todo el esfuerzo puesto en el negocio de cara a los clientes y supone un potencial de nuevas vías de negocio a través de derechos de explotación, franquicias y otras muchas fórmulas.

Si no he registrado mi marca, ¿he perdido mis derechos?

No necesariamente, pero tendrás muchísimos problemas y gastos para acciones que, cuando sí está registrada la marca, se producen casi de manera automática. 

Por ejemplo, si estás utilizando tu marca sin registrar y, en un momento dado, un tercero registra una marca similar, podría ocurrir que recibieses una oposición en el momento en que quisieses registrar la tuya (a pesar de que lleves tiempo utilizándola) dado que el tercero la ha registrado antes. Además, si el propietario  de esa marca quisiera adentrarse más en temas legales, podría incluso instar a que retires todos los productos/servicios del mercado.

La principal traba que puedes hallar en el momento de registrar una marca es que la denominación de la marca ya esté tomada. O que sea un concepto genérico, del que no puedas tomar exclusividad. Eso le ha sucedido a la poderosa Google con la palabra “glass” (cristal).

Cómo registro mi marca

Antes de sumergirnos en el proceso, habremos de responder a cuatro preguntas:

1.- ¿Qué quiero registrar? Un logotipo, palabras, fórmula, imágenes, colores…

2.- ¿Para qué tipo de servicios o productos?

3.- ¿En qué ámbito geográfico?

4.- ¿Existe ya existe algún registro coincidente?

Estas decisiones tendrán repercusiones en la viabilidad de tu solicitud, en el coste de su tramitación y en el ámbito de protección

Aquí puede ser útil consultar la Clasificación de Niza y ver qué ámbitos geográficos acapara una marca con la que puedas coincidir en la denominación. Alguien puede tener registrado el nombre, pero solo para su país, por lo cual tú podrías usarlo para cualquier otra región si lo registras debidamente.

Qué es la clasificación de Niza y para qué sirve

Registro de marca en España

España cuenta con un organismo específico, la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), organizada por comunidades autónomas a través de los Centros Regionales de Información de la Propiedad Industrial.

Si bien todavía es posible para las personas físicas realizar la solicitud de manera presencial, tanto empresas como profesionales tienen ya la obligación de realizar las gestiones a través de la sede electrónica.

El proceso se inicia rellenando el formulario de solicitud con toda la información de la marca a registrar y el abono de las tasas correspondientes, cuyo importe dependerá del alcance de lo que solicitemos.

El proceso administrativo de registro es variable, dependerá de las incidencias que se den durante el proceso (suspensos de forma, de fondo, oposiciones…). Un registro sin incidencias no debería sobrepasar los 7 meses. Tras ello, nuestros derechos sobre la marca, tendrán una validez de diez años renovables, por lo que es fundamental calendarizar con tiempo esta renovación.

Registros internacionales

La Organización Mundial de Propiedad Intelectual regula a un compendio de ochenta países en los que puede solicitarse el registro de marca. Para ello es necesario tener previamente registrada la marca en España, con rasgos idénticos y para los mismos productos y servicios para los que se solicitará internacionalmente. La solicitud se revisará por:

  • La OEPM.
  • La propia Oficina Mundial de Propiedad Intelectual
  • La oficina nacional de cada país, que dispondrá de libertad para aceptar o rechazar cada solicitud en su circunscripción.

Tanto si ya has iniciado tu actividad, como si estás gestionando el lanzamiento de tu negocio, ahora ya sabes que el registro de marca es uno de los primeros pasos para proteger tu actividad.

 

 

También podría interesarte: 

Ayudas: Propiedad Intelectual e industrial

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba