C-E-O. ¡Qué bien quedan esas 3 letras juntas!

El puesto de CEO atrae la atención de miles de jóvenes profesionales en todo el mundo. Con referentes como Bill Gates, Mark Zuckerberg, Jack Dorsey, Marissa Mayer y otros tantos, todo emprendedor de hoy aspira a ser CEO en el futuro. Pero… ¿Qué se necesita para alcanzarlo? ¡Te lo contamos en este post!

¿Qué es un CEO?

Literalmente, este término se traduce como Chief Executive Officer. Es decir: director ejecutivo, consejero delegado, presidente ejecutivo o principal oficial ejecutivo (entre sus traducciones más comunes).

Por norma general, el CEO es la figura con más responsabilidad en la empresa, la más capacitada para la toma de decisiones administrativas y, generalmente, aquella a la que los trabajadores deben «rendirle cuentas» . En otras palabras, es quien tiene la mayor autoridad de una compañía, quien se encarga de la gestión y administración de la misma… Es decir, el jefe.

¿Qué hace un CEO?

Las tareas del CEO son diversas, pero todas implican un elevado nivel de responsabilidad y compromiso, tanto con su trabajo como con la cultura de la empresa para la que trabaja.

En algunas pequeñas empresas esta figura no existe pues tanto la presidencia como la dirección ejecutiva recaen en el presidente de la empresa y por lo tanto el CEO tiene menos tareas a cargo. En este caso, el presidente dictará las estrategias generales que la compañía debe seguir y el CEO será quien se ocupe de la parte administrativa y operativa.  Si el presidente de la compañía es una figura ausente en el día a día, el CEO deberá asumir también la toma de decisiones estratégicas para el futuro de la misma.

Por lo tanto, podemos decir que sus tareas específicas dependerán de la composición misma de la compañía.

En las grandes empresas, es común que el CEO tenga a cargo todo un equipo de trabajo, con subdirectores encargados de áreas particulares. Por ejemplo, puede contar con la ayuda de un Director de Finanzas, un Director de Marketing o la figura que requiera la compañía.

Sus funciones:

Tomar decisiones estratégicas.
Administrar los activos de la empresa.
Gestionar las actividades de la organización.
Formar un grupo de trabajo comprometido.
Mantener motivados a los empleados.
Asegurarse de que el personal de la empresa se mantenga actualizado.
Escuchar las necesidades de los diferentes sectores de la empresa.
Evaluar constantemente la estrategia empresarial, y cambiarla si es necesario.
Aprobar o rechazar todas las decisiones de los subdirectores.
Relacionarse con otras compañías importantes del sector.

Pero, ¿cómo sabes si podrías ser un buen CEO?

Seguramente lo primero que os digan será «estar bien formado». Y es cierto ya que para ser un buen CEO, debes saber un poquito de todo. Es recomendable tener formación de liderazgo, gestión de empresas, MBAs sobre negocios… Pero en Finutive lo que tenemos claro es que para ser un buen CEO lo que realmente necesitas es:

Dotes de liderazgo
Compromiso con la empresa
Ganas de cambiar e innovar continuamente
No ser conformista
Humildad y saber reconocer tus errores

Además, os dejamos alguna característica más que hemos visto en Universia:

Es capaz de prevenir amenazas y actuar antes de que estas lo golpeen.
Sabe encontrar y aprovechar las oportunidades para que su negocio crezca.
No tiene miedo de cambiar, a tal punto que la innovación es uno de sus objetivos fundamentales.
Sabe adaptarse a los cambios sin perder de vista su objetivo empresarial.
Conoce a la perfección las necesidades de sus clientes.
No le tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones difíciles, y puede contemplar todos los factores necesarios para que nada se le pase por alto.
Es ambicioso y quiere crecer, por lo que no teme quedarse haciendo horas extra.
No ve al trabajo como una carga sino como una posibilidad de demostrar lo que vale.
Sabe comunicar sus ideas de forma correcta, su palabra es tomada en cuenta y apreciada tanto por sus colegas como por sus subordinados.
Es creativo, piensa más allá del molde.
Escucha a los otros y asume sus errores.
Hace Networking y contacta con todo tipo de profesionales que puedan aportar algo positivo a la empresa.
Es humilde y sabe que, si bien las decisiones más importantes están a su cargo, los triunfos de la empresa no son individuales sino colectivos.

Por último, os hablaremos de la fundación: propósito, visión y misión

Tu fundación es lo que sostiene a tu empresa. Sin ella, te hundirás. La fundación se forma principalmente de:

  • Propósito. Se refiere a la razón de existencia de tu empresa. Es atemporal y establece el motivo por el que emprendiste.
  • Visión. Esto es lo que tratas que ocurra en el futuro. En otras palabras, es pensar cómo lucirá tu empresa cuando tenga éxito en su propósito.
  • Misión. Es la manera en la que consigues tu visión. Explica cómo haces lo que haces todos los días.

Propósito
«Hacer feliz a la gente» – Walt Disney
«Refrescar el mundo» – Coca-Cola

Visión
«Una computadora personal en todos los hogares funcionando con software Microsoft»- Microsoft
«Ser la empresa atlética número uno del mundo» – Nike

Misión

«Organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil» – Google
«Entregar el mejor servicio al cliente posible, a esto le llamamos la filosofía WOW» – Zappos

¡Ánimo, seguro que en unos años lees este blog de nuevo pensado «lo logré»!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba