Costes de la Seguridad Social de un trabajador

Muchos autónomos y emprendedores nos consultan cuáles son los costes de la seguridad social de un trabajador. Por eso, en Finutive hemos pensado que una de las mejores formas que tenemos de ayudarles es contarlo en nuestro blog.

Contratar a un trabajador implica dos partidas:

  • – Sueldo bruto del trabajador. Esto va a tener un impacto en su sueldo neto, es decir, el dinero que ingresa.
  • – Seguridad Social a cargo de la empresa. Queda determinado por una serie de coeficientes de cotización a la Seguridad Social.

Ya contado así, puede resultar algo engorroso. Por eso en Finutive te ofrecemos un servicio completo de asesoría laboral, financiera y contable que, como autónomo o empresa, te resultará muy útil. Nosotros nos encargamos de gestionar la preparación y presentación de contratos, así como nóminas y cotizaciones sociales.

Pero, para que te hagas una idea… El coste de un trabajador es como una muñeca Matryoshka. Tú recibes la muñequita más pequeña pero ésta va dentro de otras más para formar la grandota: el coste total.

Calcular los costes de la Seguridad Social a cargo de la empresa

El coste de la Seguridad Social a cargo de la empresa es un coste adicional al sueldo bruto que el autónomo o pyme que contrata trabajadores ha de abonar a la Seguridad Social. 

Este coste se componen de diferentes partidas:

  • – Contingencias comunes. Supone un 23,60 % del sueldo bruto.
  • – Cotización por desempleo. Representa un 5,50 % en contratos indefinidos y un 6,70 % en contratos temporales.
  • – Cotización por enfermedades profesionales y accidentes de trabajo. Aquí el porcentaje dependerá de las tablas de cotización para cada actividad. En trabajadores de oficina es de un 1 %, en el comercio al por menor de 1, 85 %, actividades de seguridad y limpieza 3,60 % y en actividades de alto riesgo como el transporte por carretera o la construcción, de un 6,70 %.
  • – Cotización por formación profesional. 0,60 %.
  • – Fogasa o Cotización del Fondo de Garantía Salarial un 0,20 %.

En resumen, emplear a una persona en un trabajo de oficina supone un coste de Seguridad Social de un 30,9 % de su sueldo bruto. Eso se cumple siempre que el contrato del trabajador sea de carácter indefinido. En cambio, si estamos hablando de un contrato eventual, el porcentaje se eleva hasta un 32,1 %. Además, habría que incrementar otro 1 % si se tratase de un contrato eventual a tiempo parcial.

 

Sueldo bruto frente a sueldo neto

Para poder explicar las diferencias de un sueldo bruto frente a un sueldo neto, vamos a ver cómo se calcula cada uno.

Sueldo bruto de un trabajador

Se calcula según las percepciones salariales en especie o dinero y las extrasalariales. Es decir, las relacionadas con prestaciones o indemnizaciones por traslados, despidos, suspensiones o de la Seguridad Social, además de aquellas relacionadas con la propia actividad.

Por otro lado, hay que tener presente que las percepciones salariales cotizan en la Seguridad Social, mientras las extrasalariales no lo hacen.

Como empresario autónomo o como societario no puedes pagar lo que quieras a un trabajador. Siempre has de ceñirte a lo que indica el convenio colectivo del sector, Comunidad Autónoma o provincia para su categoría profesional

Asimismo, los convenios establecen un salario mínimo por categoría profesional. Sin embargo, en muchas ocasiones se pactan salarios superiores. Es algo que va a depender de la cualificación y experiencia del trabajador y sus competencias para el puesto de trabajo que desempeña.

Del mismo modo, en los convenios también se regulan las horas extras y el trabajo en fin de semana. Esto supone un incremento adicional del sueldo bruto. Además, como asesoría laboral, en Finutive nos encargamos de comprobar en el convenio si es necesario abonar un plus de transporte.

Sueldo neto de un trabajador

El sueldo neto es lo que le queda limpio a tu empleado en su nómina a final de mes, es decir, el dinero que se lleva a casa. Por eso, es necesario aclarar este término con cualquier persona en el momento en que, como propietario de un negocio, estás realizando una propuesta laboral.

Así, para que te cuadren las cuentas, has de tener presente dos partidas que tendrás que deducir del sueldo bruto cuando te preparemos las nóminas mensuales:

  • – Seguridad Social a cargo del trabajador. Aquí se destina del sueldo bruto un 4,70 % a contingencias comunes, un 0,10 % a formación y un 1,55 % a desempleo. Este porcentaje se sitúa en 1,60 % si se trata de un contrato temporal y no indefinido. En definitiva, la Seguridad Social a cargo del trabajador supone un 6,35 % del sueldo bruto.
  • – Retención del IRPF. El porcentaje de la retención no es fijo, varía en función del volumen de ingresos que se deducen de la nómina y que, como autónomo, tú ingresas en Hacienda de manera trimestral. Esto se realiza en concepto de anticipo de IRPF a cuenta del trabajador. Asimismo, el porcentaje depende de las circunstancias personales (si el trabajador tiene o no hijos o mayores a su cargo). No obstante, el porcentaje es de un 4 % para un sueldo bruto de unos 1100 € y de un 13 % para 2000 €. Si el sueldo es de 3000 €, la retención supone un 20 % o más.

Para que te quede más claro, vamos a verlo con un ejemplo. Un trabajador con contrato indefinido y un sueldo de 2000 €, recibe 1613 €. Los 387 euros restantes se destinan de la siguiente forma:

  • – 127 € a la Seguridad Social a cargo del trabajador. 
  • – 260 € en concepto de retenciones. 

Ahora que ya sabes cuáles son los costes de la seguridad social de un trabajador, si necesitas como autónomo o pyme gestionar a tus empleados, confía en la experiencia de Finutive. Somos tu asesoría online de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *