Chat with us, powered by LiveChat Contabilizar Impuesto de Sociedades - FINUTIVE

Contabilizar Impuesto de Sociedades

Una vez terminada nuestra serie de artículos del apartado laboral, si nos sigues a menudo, te habrás dado cuenta que desde el día de ayer hemos cambiado de tercio. Ayer empezamos una serie de entradas de nuestro Diccionario Finutive que están enfocadas al ámbito fiscal. Este es un tema que debe interesar a todos aquellos empresarios y emprendedores en general. Pues es importante que tengamos nuestras obligaciones fiscales al día. De este modo nos evitaremos sustos y problemas con la Agencia Tributaria. En el día de hoy queremos hablar del modo de contabilizar el Impuesto de Sociedades. ¿Quieres saber cómo hacerlo?Contabilizar Impuesto de Sociedades - Finutive

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

Antes de entrar en detalles fiscales y contables, es relevante que recordemos en qué consiste dicho impuesto. El impuesto de sociedades es un impuesto que grava los resultados obtenidos por parte de las empresas con personalidad jurídica como son las sociedades mercantiles. Se habla de resultados y no beneficios, pues aunque tu resultado sea negativo, deberás presentar la declaración del impuesto, aunque no tengas que tributar.

Es por tanto, el impuesto equivalente al IRPF pero en el caso de las entidades con personalidad jurídica.

 

¿Cómo se calcula el Impuesto de Sociedades?

Para hacer el cálculo del mismo, deberías partir de nuestro resultado contable del ejercicio de nuestra empresa. Por tanto, debemos hacer el cálculo de los ingresos menos los gastos en los que hayamos incurrido. Con dicha cifra habremos obtenido la base imponible del impuesto.

 

¿Qué tipo impositivo se aplica al Impuesto de Sociedades?

Dicho impuesto tiene una característica peculiar. En otro tipo de impuestos conforme pasan los años, incrementan sus tipos, en este caso no es así. No solamente no se ha incrementado el tipo sino que ha tenido una reducción en los años 2015 y 2016. Ha pasado de un 30% inicial al 25% que se paga actualmente.

Además hay que tener en cuenta que si somos entidades de nueva creación, pagaremos un 15% durante el primer periodo con base imponible positiva y en el siguiente. Es un incentivo bastante interesante para los emprendedores, ya que les ayuda en esos momentos difíciles durante el “despegue”.

 

¿Es importante ser previsor?

En muchos aspectos de nuestro negocio lo es, y en este caso no es una excepción. Porque dicho impuesto no tiene un tipo muy elevado, pero sigue siendo una cifra importante. Así que es recomendable que de forma trimestral o incluso mensual vayas haciendo un cálculo preventivo de lo que te tocará tributar. De esta manera no te llevarás un susto a final de año cuando te toque hacer el cálculo de golpe.

 

¿Cómo se presenta dicho impuesto ante la Agencia Tributaria?

Como hemos dicho, este impuesto se presenta de manera anual y la forma de realizarlo es a través del Modelo 200 de la AEAT. La fecha tope para hacer esta presentación se fija en el día 25 de julio. Los pagos fraccionados en cambio, se presentan a través del Modelo 202. Por último, si formamos parte de un grupo de sociedades, deberemos presentar el Modelo 220 de la AEAT.

 

Esperemos que el presente artículo te haya servido de ayuda. Además tengas más interiorizado el hecho de que debemos estar bien preparados para afrontar las obligaciones fiscales. Si no tienes claro qué es lo que más te conviene y los pasos que tienes que dar, contar con una  asesoría laboral puede ser la solución ideal. Desde Finutive damos este completo servicio de asesoría a un precio inmejorable, disponiendo de la mejor herramienta para tus finanzas, flujo de caja y bancos.


Desde Finutive tenemos la clara intención de facilitar la comprensión y la gestión de las finanzas para los negocios, no solo con el proyecto de diccionario de Finanzas sino con un Curso de Finanzas para Empresarios y Emprendedores completamente gratuito.

Inscríbete aquí al mejor contenido gratis sobre Administración Financiera y aprende a tu ritmo.