Chat with us, powered by LiveChat Capitalizar el paro para crear una empresa - FINUTIVE

Capitalizar el paro para crear una empresa

La Capitalización del Paro supone adelantar las cuotas que tenemos pendientes de cobrar por desempleo en un solo pago o utilizarlas para pagar nuestras cuotas de autónomo al empezar una actividad. Capitalizar el paro para crear una empresa - Finutive

En España actualmente y desde hace ya unos cuantos años tenemos unas tasas de paro muy elevadas. Tal es el punto que nos situamos entre los primeros de Europa, siendo solamente superados por Grecia. Con estos índices alarmantes, estamos hablando de que en nuestro país a día de hoy el número de parados supera los 3.300.000 de personas. Con una cifra tan elevada, es de imaginar que muchas de estas personas estén pensando en pedir la capitalización del paro. Te adelantamos que no es un tema complejo, pero sí que es cierto que influyen muchas variables que debemos tener en cuenta. Además de una larga serie de requisitos y plazos que deberemos cumplir. Por tanto si no estamos atentos a todo, las cosas pueden complicarse más de lo debido. Así que si estás barajando esta opción como una alternativa al hecho de seguir buscando empleo por cuenta ajena, no te despistes pues en el siguiente artículos trataremos en profundidad todos estos temas.

La medida de capitalizar el paro, no es una ayuda como tal, pues se trata de un importe que le pertenece al trabajador que cumple con los requisitos establecidos. Pese a ello, forma parte del plan impuesto por el Gobierno con la finalidad de fomentar la creación de empleo. Esto es algo que viene a raíz de la crisis económica sufrida, momento en el cual la cifra de desempleados aumentó exponencialmente. Así que se trata de una opción muy accesible para gran parte de los parados y que no debes descartar, pues crear tu propia empresa es una alternativa fantástica a la búsqueda de trabajo.

 

¿Qué es la capitalización del paro?

Antes de entrar en detalles acerca de los requisitos a cumplir, la documentación a presentar o los plazos, es importante que definamos este concepto, ¿verdad? Pues aunque puede ser algo ya conocido por la mayoría, no sobra el facilitar esta tarea a los que pueden tener dudas al respecto.

Así que, la capitalización del paro no es más que una opción que nos ofrece la Seguridad Social a la hora de cobrar el paro. La forma habitual es cobrar dicha prestación de manera mensual en cuotas que se asemejan a la nómina de cualquier trabajador. No obstante, con la capitalización lo que se consigue es juntar el importe total que supondría el pago de dichas cuotas y recibirlo en un solo pago. No tiene por qué tratarse del total de las cuotas, pero sí que deben ser al menos tres de ellas si eres beneficiario del paro. En cambio si eres beneficiario de la prestación por cese de actividad, el mínimo que debe quedarte son 6 cuotas.

 

¿Quién puede pedir la capitalización del paro?

A esta medida se podrán acoger, según el Servicio Público de Empleo Estatal o SEPE los siguientes colectivos:

– Los que pretendan constituir o empezar a formar parte de las ya constituidas sociedades laborales o cooperativas de trabajo. En el caso de las ya constituidas no importa si se ha mantenido un previo vínculo contractual con estas.

– Las personas que quieran darse de alta como trabajadores por cuenta propia o autónomos. En este caso, quedarán excluidos todos aquellos que sean los denominados “autónomos dependientes”. Esta clase de autónomos son los que tras darse de alta como tales formalizan contratos con empresas con las que ya habían trabajado anteriormente o las que pertenezcan al mismo grupo.

– Los interesados en la constitución de sociedades mercantiles o la adhesión a sociedades mercantiles ya constituidas. En el caso de las ya constituidas el requisito es que deben tener una antigüedad inferior a 12 meses. Por lo que si la constitución de éstas ha sido anterior a dicha fecha, la solicitud de capitalización del paro nos será denegada. Además de ello, tendrán que tener el control efectivo de la sociedad, desempeñar una actividad empresarial en la misma y darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos o RETA.

– En cualquiera de los casos, la persona solicitante no debe haber capitalizado el paro durante los cuatro años inmediatamente anteriores a esa fecha. Por lo que debes estar atento si ese es tu caso y no es la primera vez que capitalizas el paro.

 

Al estar enfocado este artículo específicamente a los que constituyen o pasan a formar parte de una mercantil, veremos las características de estos en mayor profundidad. Esto lo haremos para no dejarnos nada en el tintero y que estés perfectamente informado al respecto. Por otro lado, si lo que te interesa es la capitalización del paro para darte de alta como autónomo, tenemos otro artículo específico para este colectivo. Así que si quieres entender las diferencias y barajar la opción que más te conviene por sus particularidades, no deberías perderte el mismo.

 

Tener el control efectivo de una sociedad, ¿qué significa esto?

El hecho de tener un control efectivo es uno de los requisitos para los que deseen capitalizar el paro para crear una empresa. Pues bien, vamos a ver en qué consiste exactamente eso de tener el control efectivo. Se podrá dar en los siguientes casos:

– Que la persona en cuestión tenga al menos el 25% del capital de la empresa en su poder si va a desempeñar funciones de dirección y gerencia. Es decir, si será el administrador de la misma, que es otro de esos requisitos a cumplir. Además de desempeñar una actividad empresarial en la misma.

– Cuando esa persona tenga al menos el 33,33% del capital de la empresa. Esto ocurre aunque no desempeñe funciones de dirección y gerencia.

– En el momento en el que al menos el 50% del capital de la empresa está distribuído entre otros socios. Cuando estos socios tienen convivencia con la persona que está prestando servicios a la empresa y además tienen un vínculo conyugal con la misma.

 

Tener derecho a cobrar el paro

Es posible que esto te parezca banal, pero es importante. Lo principal para poder capitalizar el paro es que efectivamente tengamos el derecho a cobrar el paro. Pues bien, para que tengamos este derecho, han de ocurrir las siguientes situaciones:

– Tiene que tratarse de un despido, pues no se tiene el derecho a paro si hemos renunciado voluntariamente a nuestro empleo. Por supuesto queda el hecho de que los “despidos pactados” están totalmente al margen de la legalidad vigente. Por lo que en caso de que se den y la Seguridad Social lo descubra, las sanciones que acarrean son cuantiosas tanto para el empresario como para el trabajador.

– Que hayamos perdido el empleo de forma total o parcial. Cuando se trata de una forma parcial, tiene que implicar al menos una reducción del 50% de la jornada y el sueldo que teníamos previamente.

– Tenemos que poder acreditar que estamos en una situación de búsqueda activa de empleo. Dicha acreditación se consigue en el momento en el que nos inscribimos como demandantes de empleo. De dicho trámite se encargan las oficinas de empleo correspondientes. En el caso de la Comunidad de Madrid se puede realizar de manera presencial o de forma telemática, ahorrando tiempo que podemos dedicar a otras labores.

– También tenemos que estar dados de alta en la Seguridad Social en el momento en el que perdemos el empleo y en un régimen que contempla el derecho a paro.

– Además del requisito anterior, más importante todavía es que hayamos acumulado un periodo cotizado de al menos 360 días. No es indispensable que hayan sido de forma continua e ininterrumpida. Sin embargo sí que deben comprenderse en los últimos 6 años.

– Por último, es importante también que nos encontremos en edad legal para trabajar. Esto quiere decir que no hayamos llegado a la edad de jubilación.

 

Cálculo del importe del paro. ¿Cuánto cobraremos al capitalizar el paro?

Llegados a este punto, y si hemos cumplido todos los requisitos que se mencionan anteriormente, estaremos pensando en la cantidad que nos corresponde. Si queremos capitalizar el paro, es posible que nos surja la duda de si con este método estamos perdiendo dinero. La respuesta es negativa. Aparte que lo veremos a continuación de forma teórica y también ejemplificativa, para que no nos quede ninguna duda.

La capitalización del desempleo, no implicará, en ningún caso, que la cantidad que se reciba sea de mayor o menor importe que la propia prestación de desempleo (y su correspondiente devengo en cuotas mensuales). Simplemente, la obtención del importe que corresponde en cada caso se realiza mediante un cálculo del importe que nos correspondería mensualmente, el cual es multiplicado por el total de meses a los que tenemos derecho.

Dicha cantidad, se actualiza teniendo en cuenta el interés legal del dinero, y será lo que finalmente cobremos en la capitalización. La actualización tiene su razón de ser en el hecho de que cobramos por adelantado un dinero. Puesto que el mismo corresponde a un momento posterior en el tiempo. Es simplemente el pago que recibimos por la cotización realizada y que permite tener liquidez instantánea. La finalidad es la de aprovechar nuevas oportunidades en el mercado.

 

Si esto no ha sido suficientemente explicativo, probemos de otro modo. Vamos a ver dicho cálculo de una manera práctica a través de dos ejemplos. Los mismos se corresponden a dos perfiles bastante extendidos en nuestra sociedad, a los que posiblemente pueda asemejarse tu situación.

 

En primer lugar, nuestro sujeto ficticio será Francisco. Ha sido despedido el día 10 de Mayo de este año. El mismo presenta las siguientes características:

 

– Ya ha disfrutado del paro durante 4 meses hace 3 años.

– Ha estado cotizando a la Seguridad Social durante un periodo de 4 años y medio en los últimos 6 años.

– Ha estado trabajando en más de una empresa durante ese periodo de cotización señalado.

– En alguna de dichas empresas ha tenido un contrato laboral a tiempo parcial.

– Es soltero y no tiene hijos menores de 26 años a su cargo.

– Su base de cotización es de 1200€.

 

A Francisco le correspondería una cuota bruta de paro de 840€ mensuales durante los 6 primeros meses. Además de una cuota bruta de paro de 600€ durante el resto del periodo. El periodo total al que tiene derecho de paro es de 18 meses. A estas cuantías brutas deberemos restarles una cifra de 56,4€ en concepto de cotización a la Seguridad Social. Por tanto nos quedaríamos con 783,6‬€ durante 6 meses y con 543,6€ durante los 12 restantes.

 

A la hora de calcular el montante total debemos hacer la siguiente cuenta: (783,6×6)+(543,6×12)=11.224,8‬€

 

Pero esta no sería la cantidad a percibir,ya que debemos actualizar esa cifra según el interés legal del dinero. Dicho interés lo fija el Banco de España en el 2019 en un 3%. Por lo tanto, una vez hecha la actualización a Francisco le quedaría una cantidad íntegra a percibir en concepto de la capitalización del paro de 10.737,98€.

 

En segundo lugar, nuestro sujeto ficticio será Ana. Ha sido despedida por la misma empresa y el mismo día que Francisco. La diferencia es que ella presenta otro tipo de características que son:

 

– No ha disfrutado de paro en los últimos 6 años.

– Ha estado cotizando a la Seguridad Social durante un periodo de 6 en los últimos 6 años.

– Ha estado trabajando en la misma empresa durante ese periodo de cotización señalado.

– Su contrato ha sido a jornada completa.

– Está casada y tiene 2 hijos menores de 26 años a su cargo.

– Su base de cotización es de 1800€.

 

Por no ser redundantes con los cálculos, obtenemos un importe total de 23.760‬€. Dicho importe una vez actualizado según el interés legal del dinero, consistirá en un montante de 22.729,54€. Esta será la cantidad que percibirá Ana en concepto de capitalización del paro. Por supuesto siempre y cuando opte por el pago único de la misma.

 

Desde el equipo de Finutive, nos ponemos a tu disposición para que, en caso que concurran los requisitos para optar por esta modalidad, realizar el estudio personalizado a tu caso concreto, facilitándote el importe de capitalización de desempleo que te corresponde. De igual forma, en caso que optases por esta modalidad una vez trasladado el estudio, podemos realizar la labor de asesoramiento por nuestro equipo jurídico para su obtención.

 

El proceso para capitalizar el paro

Antes de que procedamos a presentar la solicitud para capitalizar el paro es importante que hayamos decidido a qué vamos a destinarlo. Es decir, debemos elegir entre las siguientes posibilidades:

– La constitución de una empresa de nueva creación.

– El ingreso en una empresa ya constituida (hace menos de 12 meses).

– La compensación de las cuotas de la Seguridad Social. Esto consiste en destinar dicho dinero a cubrir los costes que implica el pago de las cuotas. Estas cuotas son las destinadas a la cotización a la Seguridad Social. Ya sea como autónomo societario (administrador de la empresa) o como trabajador por cuenta propia.

 

Es importante señalar que no es necesario que destinemos el 100% del importe solo a una de las cosas. Pues podemos elegir una modalidad mixta. En esta podemos usar una parte en la creación de una empresa y otra en la compensación de las cuotas, por ejemplo.

 

¿Dónde se presenta la solicitud y qué documentación hace falta?

El lugar y el modo de presentación es algo importante, y para ello debemos saber que contamos con varias posibilidades para escoger la que más nos conviene.

En primer lugar, podemos pedir cita y acudir a cualquiera de las oficinas de presentación de la TGSS. Al igual, también recibirán nuestra solicitud en cualquiera de las oficinas de registro público. Después, si preferimos la manera telemática por el hecho de ahorrar tiempo, solamente deberemos acceder a la Sede Electrónica del SEPE. Por último, nos queda una posibilidad que es la de presentar la solicitud a través del correo administrativo.

 

Tenemos que recordar que la fecha de solicitud debe ser anterior al inicio de actividad de la empresa, en caso de nueva creación. En caso de entrar a formar parte de una empresa ya constituída, deberá ser anterior a la entrada.

 

Al mismo tiempo, podemos haber iniciado un proceso en la jurisdicción laboral. Con la causa de no estar conformes con nuestro despido por la razón que sea. En este caso, la solicitud no podrá ser presentada hasta que dicho procedimiento judicial haya finalizado.

 

En cuanto a la documentación que deberemos presentar en el momento de la solicitud podemos señalar:

– El impreso oficial de solicitud de pago único para capitalizar el paro.

– Documento identificativo del solicitante como puede ser el DNI o NIE y Pasaporte en caso de extranjeros.

– Justificante del despido. Aparte de la carta del mismo, suele ser un justificante fantástico si aportamos una copia del expediente del SMAC o Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación. Esto solo podremos aportarlo en caso de que hayamos acudido al mismo con la finalidad de reclamar el despido.

– Los Estatutos Preliminares de la Empresa o Sociedad que vayamos a constituir, en caso de nueva creación. Los mismos deben contener como mínimo:

    – La denominación social.

    – El objeto y capital social.

    – Las participaciones en las que se divide su valor y su numeración correlativa.

– Acreditación de la titularidad de la cuenta bancaria en la que queremos que nos hagan el ingreso. Esto podemos acreditarlo a través de un recibo nuestro en dicha cuenta bancaria.

– Una memoria explicativa sobre el proyecto de la actividad a desarrollar y de la inversión a realizar. La finalidad de la misma es bastante simple. No es otra que justificar que el destino de ese dinero será una actividad empresarial. Esta memoria es obligatoria en todos los casos a excepción de uno. Este será si solicitamos íntegramente la capitalización en la modalidad de compensación de cuotas.

– Además, en caso de la incorporación a una sociedad mercantil ya constituída también habrá que aportar: los estatutos y el justificante de inscripción en el Registro Mercantil de la misma, solicitud de la persona de acceso en la que conste la fecha, la identidad del administrador, el precio de las acciones o participaciones y las condiciones de acceso.

 

Pasos a seguir para capitalizar el paro

Bien, a continuación veremos cuáles son, por orden, los pasos que debemos seguir. Si los cumplimos nuestra capitalización del paro llegará a buen puerto.

  1. El primero de ellos, como comentábamos anteriormente es que efectivamente nos hayan despedido. Pues en caso contrario no tendremos derecho a paro y por tanto nada que capitalizar.
  2. Tras ello, lo segundo a realizar es inscribirnos como demandantes de empleo tal y como indicábamos anteriormente.
  3. Una vez inscritos, es momento de presentar la solicitud de pago único para la capitalización del paro. Tanto el modo como el lugar y la documentación necesaria la indicamos en el punto anterior.
  4. Tras haber presentado la solicitud nos enfrentamos ante dos posibilidades, dependerá de nuestra liquidez actual optar por una u otra.

En primer lugar, si no disponemos del dinero suficiente, no nos quedará más remedio que esperar a la resolución del expediente. Dicha espera no tiene un plazo máximo establecido. Aunque normalmente la Seguridad Social suele resolver estas solicitudes en el plazo de unas dos semanas. Esta resolución la recibiremos en nuestro domicilio por correo postal. En la misma se nos indicará su aceptación o denegación. En caso de que sea positiva, nos indicarán si debemos presentar algún tipo de documentación adicional. Esto tendrá como finalidad la de justificar la inversión.

¿Cuánto tiempo tarda la Seguridad Social en efectuar el pago? Una vez recibida la resolución que nos concede el pago único, el plazo máximo en el que recibiremos el pago será de 40 días.

Por otro lado, si contamos con algún tipo de ahorro, podemos pasar directamente al paso siguiente sin tener que esperar a la resolución. Esto implica el riesgo de que nos denieguen la solicitud. En ese caso tendremos que hacer frente a todos los gastos sin ese apoyo económico del pago único.

  1. El siguiente paso es la constitución de la empresa en caso de las de nueva creación. Para ello debes saber que nosotros somos una empresa especializada en la creación telemática de sociedades. Esto es una posibilidad que ofrece el Ministerio de Economía, Industria y Turismo al habilitar a una serie asesorías como Puntos de Atención al Emprendedor o PAE. Estas trabajan a través de una plataforma denominada CIRCE. A través de la cual se lleva a cabo el Documento Único Electrónico. La ventaja de ello es que todos los trámites se unifican en uno solo y se realizan de manera telemática. Así que el único trámite presencial será el acudir al notario para la firma de la constitución. Con ello se consigue un enorme ahorro, no solo de tiempo, sino de costes. Estamos hablando de que los plazos se reducen a menos de una semana para la constitución. Por otro lado el coste es de menos del 50% respecto a la constitución tradicional.

Debemos tener en cuenta que el inicio de la actividad de nuestra empresa estará fijado en un plazo máximo de un mes. Este plazo empieza a contar desde el momento en el que obtenemos la resolución que nos concede el pago único.

 

La justificación de la inversión del pago único

Una vez que hemos recibido tanto la resolución que nos concede el pago único. Además de haber recibido efectivamente el pago y haber creado la empresa nos queda una cosa más. Será el momento de justificar esa inversión que hemos realizado. Debes saber que en cuanto al destino del pago único, la Seguridad Social permite que hasta el 15% del mismo pueda usarse para pagar servicios específicos de asesoramiento, formación e información relacionados con la actividad a emprender.

Como decíamos lo normal es que en la carta que nos concede el pago único también se requiere documentación adicional. Esta documentación está enfocada a la justificación de la inversión que realizaremos con el pago único. La misma puede variar, en función del caso concreto y sus circunstancias. No obstante, lo común es que se nos solicite lo siguiente:

– Justificante del alta en la Seguridad Social como autónomo societario, al ser el que tenga el control efectivo de la empresa.

– Justificante del alta en la Agencia Tributaria, el mismo lo obtendremos presentando la copia del Modelo 036.

– El justificante del pago de la primera cuota de cotización a la Seguridad Social

– Las escrituras de constitución o la ampliación de capital registradas después de unirnos a la sociedad

 

Tributación del pago único (IRPF)

Es posible que algo de esto te vaya a sonar. Según la legislación antigua, existía un límite que estaba exento de la tributación del IRPF o Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Dicho límite estaba fijado en la cantidad total de 15.500€.

Actualmente es una legislación derogada por el Real Decreto Ley 4/2013. Así que hoy en día no existe ningún límite a la exención de la tributación. Por tanto el 100% de la cantidad que se obtenga en concepto de pago único o paro capitalizado está exenta de tributación. Así que no deberemos pagar ni un solo euro en concepto de impuestos a la hora de capitalizar el paro.

Aún así, esto es algo que está sujeto a una condición. Pues como es de esperar, Hacienda no libera a sus obligados tributarios de su deber tan fácilmente. Solo estaremos amparados por dicha exención si mantenemos nuestra actividad empresarial durante al menos 5 años.

 

¿Y si mi negocio fracasa debo devolver el dinero del pago único?

Esta es una pregunta muy común que se hacen la mayoría de personas que están pensando en capitalizar el paro. Pues hoy en día, el hecho de que un negocio triunfe y salga adelante es una tarea bastante compleja. Por tanto es normal que se tenga miedo a fracasar y tener dudas acerca de las posibles deudas.

De todos modos, la respuesta a dicha pregunta es negativa. Aunque nuestro sueño de emprendimiento no tenga un buen final, no tendremos por qué devolver el dinero que hemos recibido al capitalizar el paro. Obviamente tendremos que poder justificar que el dinero que recibimos ha sido destinado a la actividad empresarial. Algo que no debe sorprendernos, pues era tal y como indicaba la memoria o proyecto de negocio. En caso contrario, puede que no hayamos hecho un uso adecuado y a causa de ello ha fracasado nuestra empresa. Si esto pasa sí deberemos hacer frente a estas responsabilidades.

En cuanto a la exención de tributación del IRPF. Como acabamos de ver, esta impera si mantenemos la actividad un mínimo de 5 años activa. En caso de que el cese de nuestra empresa se produzca con anterioridad a este periodo, no habrá más opción que la de saldar cuentas con la Agencia Tributaria. Tendremos que hacer frente al pago del IRPF por las cantidades obtenidas durante ese periodo.

 

Si has llegado hasta aquí, no debería quedarte ningún tipo de duda acerca de cómo capitalizar el paro. Además no debes perderte el próximo artículo que estará enfocado a capitalizar el paro para iniciar una actividad como autónomo. Si no tienes claro qué es lo que más te conviene y los pasos que tienes que dar, contar con una  asesoría laboral puede ser la solución ideal. Desde Finutive damos este completo servicio de asesoría a un precio inmejorable, disponiendo de la mejor herramienta para tus finanzas, flujo de caja y bancos.


Desde Finutive tenemos la clara intención de facilitar la comprensión y la gestión de las finanzas para los negocios, no solo con el proyecto de diccionario de Finanzas sino con un Curso de Finanzas para Empresarios y Emprendedores completamente gratuito.

Inscríbete aquí al mejor contenido gratis sobre Administración Financiera y aprende a tu ritmo.