El Crowdfunding y su tributación

¿Qué es el Crowdfunding? 

El crowdfunding es un tipo de financiación externa, colaborativa y colectiva que se realiza normalmente de manera online. Ayuda a financiar iniciativas empresariales de otras personas u organizaciones a través de micro donaciones a cambio de recompensas, beneficios y participaciones del proyecto. A las personas que piden la financiación se les llama promotores mientras que, a los que invierten en ella, se denominan inversores

Tipos de Crowdfunding y beneficios

Existen varios tipos de Crowdfunding en función de la recompensa que obtienen los inversores cuando el proyecto se realiza. Se nombran y diferencian de la siguiente forma:

  • Crowdfunding de donaciones: como su propio nombre indica, el inversor que decida depositar dinero en este tipo de financiación lo hará sin percibir ningún tipo de beneficio a cambio. 
  • Crowdfunding de recompensas: en este tipo se aporta una cantidad dineraria a proyectos a cambio del mismo producto o servicio como beneficio. 
  • Crowdfunding de acciones u inversión: son aportaciones a emprendedores para hacer crecer un negocio. A cambio, los inversores obtienen una parte proporcional de su inversión en participaciones. El beneficio aquí vendrá determinado por el posible éxito de la empresa. 
  • Crowdfunding de préstamos (Crowdlending o préstamos P2P): los inversores conceden préstamos a particulares para su proyecto y a cambio recibirán como beneficio los intereses de dicho préstamo. Normalmente, estos intereses se calculan en función del riesgo que nos indique la plataforma donde estemos operando a través de un análisis crediticio. Funciona como el mercado de valores, a más riesgo, mayor porcentaje de interés y a la inversa. 

Los inversores que quieran aportar dinero a las diferentes ideas de negocio o productos que se ofrecen en esta tipología de plataformas, lo harán dependiendo de la recompensa o retribución que quiera llevarse a cambio de la aportación que realiza. 

Características y requisitos de los distintos tipos de Crowdfunding. 

Con lo anteriormente mencionado, podemos sacar en conclusión que, el Crowdfunding de donaciones y de recompensas no tiene ningún fin lucrativo. Ambos dos quedan fuera del control que ofrece la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV en adelante) por lo que no hay ningún límite de dinero a aportar por los inversores que quieran participar en este tipo de financiación. 

En cambio, el Crowdfunding de acciones y de préstamos si está supervisado por la CNMV y dicho órgano es el encargado de poner un límite de aportación. En esta tipología podemos diferenciar a dos distintos tipos de inversores: Acreditados y no acreditados. El objeto de dicha categorización es proteger a los nuevos inversores limitando las cantidades máximas que pueden aportar. 

A) No acreditados: son personas físicas. Podrán aportar un máximo de 3.000,00€ por proyecto sin superar el límite de 10.000,00€ anuales en las diferentes plataformas

B) Acreditados: pueden ser tanto personas físicas como jurídicas y se deben de cumplir una serie de requisitos para obtener dicha categoría diferenciando entre las personas físicas y las jurídicas:

  • Requisitos para personas físicas
    • Inversor no acreditado que recibe asesoramiento profesional de inversión. 
    • Ingresos constantes y anuales superiores a 50.000,00€
    • Patrimonio superior a 100.000,00€. 
  • Requisitos para personas jurídicas
    • El total del activo debe de ser superior a un millón de euros. 
    • Los recursos propios tienen que ser superiores a 300.000,00€
    • El importe anual de la cifra de negocios tiene que ser superior a dos millones de euros. 

Otra diferencia entre los inversores acreditados y no acreditados es que los primeros pueden participar en proyectos de hasta 5 millones de euros mientras que los segundos sólo podrán invertir en proyectos de hasta 2 millones de euros. 

Obligaciones tributarias del Crowdfunding

A la hora de tributar este tipo de financiación pueden surgir bastantes dudas, por lo que contar con un asesor será de gran ayuda. En Finutive podemos ayudarte.

En este apartado debemos de diferenciar entre las personas que lanzan el proyecto o idea y la persona que aporta el dinero

  • Tributación de la persona o entidad que recibe la financiación en el Crowdfunding de donaciones
    • Persona física: Tendrá que tributar dicho dinero a través del Impuesto de Sucesiones y donaciones.
    • Persona jurídica: El ingreso debe de declararse a través del Impuesto sobre Sociedades. 
  • Tributación de la persona o entidad que recibe la financiación en el Crowdfunding de recompensa
    • Persona física: Deberá de tributar por IRPF por los ingresos obtenidos a través de la casilla de ingresos por actividades económicas. En este tipo de Crowdfunding también entra en juego el IVA ya que deberá de repercutir el IVA derivado de la operación, así como podrá deducirse el mismo de los gastos que han sido necesarios para el desarrollo de su proyecto. 
    • Persona jurídica: La diferencia con lo anterior es que, en este caso, deberá de tributar por el Impuesto sobre sociedades y, de igual manera, deberá de repercutir y soportar el IVA que haya derivado el proyecto.

Además, la persona física que quiera recibir dinero a través de este tipo de   financiación será necesario que esté dado de alta como autónomo ya que, en cierta manera, está obteniendo ingresos a cuenta para, posteriormente, ofrecer un servicio o producto.

  • Tributación en el Crowdfunding de acciones u inversión: Esta variante del crowdfunding, al realizar la inversión a cambio de acciones o participaciones, está exenta tanto del Impuesto sobre Sociedades como del IVA. Para las personas físicas también estará exento del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y de IVA
  • Tributación en el Crowdfunding de préstamos (Crowdlending o préstamos P2P): Los intereses que se obtengan como beneficio tributarán como rendimientos de capital mobiliario en la declaración de la renta, según el artículo 25 de la LIRPF

Es importante saber que, la fiscalidad de este tipo de financiación, no se aplica a cada inversión individual, sino al conjunto de ganancias que se obtengan. Además, si la plataforma donde operamos está inscrita en España, se aplicarán retenciones con lo que saldrán en los datos fiscales que nos ofrece Hacienda para la Declaración de la Renta. 

Otra duda que nos puede surgir en esta tipología sería si se tiene que tributar si se reinvierten los beneficios obtenidos para comprar más acciones. En este caso, solo bastaría con no pasar el dinero a tu cuenta bancaria, pero cuidado, porque el beneficio, aún así, hay que declararlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *