Tipos de Inversiones: ¿En qué debería invertir tu empresa? | Finutive Blog

Tipos de Inversiones: ¿En qué debería invertir tu empresa?

Todo lo que debes saber para invertir correctamente

Todos estamos convencidos en que este será el año del renacimiento económico. Y es que una vez se controle la pandemia habrá muchas oportunidades de ganar dinero, siempre y cuando se hagan inversiones inteligentes. Sin embargo, existen varios tipos de Inversiones para hacer que nuestra empresa goce de una buena salud financiera, pero ganar dinero invirtiendo no es una labor tan sencilla.

Cuanto mayor sea el rendimiento, mayor será el riesgo, por otro lado, las inversiones tradicionales que se consideraran seguras, tienen intereses bajos y poco atractivos para los inversionistas como los bonos del gobierno, los bonos corporativos e invertir en acciones (aun así no hay que descartarlas). Actualmente existen opciones para los más experimentados, incluso para los más atrevidos que no desechan la idea de invertir en criptomonedas, por ejemplo. 

¿Qué hacer? ¡¿Cómo invertir? ¿Qué reglas debo seguir? En este post compartimos algunos consejos sobre cómo invertir y en qué deberíamos invertir este año, compitiendo por riesgos de capital, pero siempre buscando la solución con la mayor rentabilidad.

Reglas a seguir antes de invertir dinero

No basta con saber dónde invertir, es decir, qué instrumentos financieros comprar, sino que nuestra empresa siga su propio método de inversión. Para ello, necesitamos conocer algunas reglas básicas sobre cómo utilizar el dinero y qué tipos de inversiones se adaptan mejor a las características de nuestra organización:

  • En primer lugar, antes de capitalizar nuestros ahorros, tenemos que conocer la situación financiera actual de la empresa. 
  • Además, debemos decidir si queremos invertir el dinero directamente, obtener ayuda de un consultor, etc.
  • Luego es importante hacer un plan de diversificación con el fin de decidir cuidadosamente varios puntos importantes como precisar si queremos dedicarnos a invertir a corto, mediano o largo plazo. Ya sea utilizando la estrategia de la inversión en valor de interés compuesto, aun sabiendo que nuestras emociones  influyen a la hora de vender o comprar.
  • También hay que tener en cuenta que cada inversor/a es diferente al otro/a. Por lo tanto, lo que diversifica a las empresas son principalmente el capital disponible y la conciencia financiera o nuestro perfil de riesgo 
  • Es importante definir si invertiremos todo o parte de nuestro capital. Antes es absolutamente necesario detenernos y realizar un proyecto de inversión que implique conocer: la cantidad de capital disponible; qué  tipos de Inversiones hacer y establecer el período de tiempo durante el cual podemos comprometer ese capital. 

Tipos de inversiones

En los últimos años se ha incrementado la difusión y apreciación de inversiones alternativas, instrumentos poco convencionales que son idóneos para conseguir una mayor diversificación financiera. 

En general, estas apuestas se vinculan con la aplicación de nuevas formas de inversión, como el crowdfunding y los préstamos Peer-To-Peer (P2P), proporcionando soluciones para planificar una estrategia financiera personalizada y más ambiciosa en términos de rentabilidad

Estos son los tipos de inversiones alternativos que vamos  profundizar a continuación: 

Fondos de capital privado

El capital privado es similar a los fondos mutuos, donde los administradores recaudan fondos y luego deciden dónde invertir el dinero. A diferencia de los fondos mutuos, con los que invertimos principalmente en bonos y acciones, con el capital privado financiamos empresas no cotizadas y nuevos proyectos. Podría ser una empresa que quiera lanzar un producto novedoso el mercado, por ejemplo

La inversión en capital privado se puede realizar de dos maneras: a través de fondos de capital riesgo y mediante gestores conocidos. Los primeros están dirigidos principalmente a la financiación de medianas y grandes empresas, mientras que los segundos están dirigidos a pequeñas o nuevas empresas en fase de lanzamiento y desarrollo. 

El objetivo de estas operaciones es ingresar con una inversión, para luego revender la inversión en el momento de la salida, obteniendo grandes ganancias. Lógicamente, el riesgo es alto, pero también la rentabilidad potencial puede ser bastante elevada.

Fondo de cobertura

Entre los tipos de inversiones alternos también encontramos los fondos de cobertura que están dirigidos a inversores con un capital mucho mayor, ofreciendo dos objetivos principales a los participantes: protección del capital y una rentabilidad adecuada a las expectativas, no necesariamente la más alta posible. 

Normalmente, las empresas que se inclinan por los fondos de cobertura trabajan para reducir los riesgos, contener la volatilidad de los mercados financieros y aumentar la protección de los ahorros. 

Al estar constituido por valores líquidos, las inversiones pueden venderse en cualquier momento, con posibilidad de salida inmediata y aprovechando la máxima flexibilidad. En comparación con otros fondos están sujetos a menos restricciones y limitaciones, por lo que presentan un mayor riesgo, sin embargo, es de interés para cualquier empresa obtener resultados y más cuando la remuneración está asociada al desempeño. 

Préstamos entre particulares

Los préstamos entre particulares es uno de los tipos de inversiones alternativos que más crecido en los últimos años. Se trata de un sistema que prevé el financiamiento de entidades privadas a cambio del pago del capital, incluyendo una tasa de interés. Por ende, los inversores reemplazan a los bancos, poniendo su capital a disposición de los que necesiten un préstamo, recibiendo la devolución del importe cada mes, añadiendo el rendimiento vinculado a la tasa aplicada al préstamo. 

La operación se lleva a cabo entre particulares con la mediación de una plataforma de préstamos privada, de hecho.

Fundamentado en el principio de la economía colaborativa, con el intercambio de recursos y su movimiento dentro de la economía circular, los préstamos entre individuos ofrecen una alta rentabilidad con un bajo riesgo. 

¿En qué debería invertir tu empresa?

Normalmente, luego que conocemos los tres tipos de inversiones poco convencionales, solemos preguntarnos en qué debería invertir mi empresa. He aquí donde queremos compartir algunas ideas: 

Sectores en crecimiento 

Hay sectores que van en alza y las empresas más vanguardistas son capaces de explotar esta tendencia, aumentando su facturación, sus beneficios, atrayendo a más inversores y aumentando el valor de su capital.

Un inversor inteligente sabe que las acciones de una gran empresa en estos sectores pueden aumentar considerablemente. Por tanto, puede anticiparse a los movimientos del mercado e invertir creando una organización o siendo parte de ella, o simplemente puede comprar acciones a las empresas de estos sectores. 

Algunos sectores en crecimiento que deberíamos analizar son:

  • Acciones de cambio climático
  • Energía renovable
  • Empresas de energía verde.
  • Energía eólica.
  • Industrias mineras.  
  • Hidrógeno.
  • Litio.
  • Coches eléctricos.
  • Distribuidores de electricidad para vehículos.

Invertir en activos de refugio seguro

La pandemia nos ha enseñado que tener una parte de nuestras tenencias en activos de refugio seguro como plata, diamante u  oro es lo más prudente. Y es que estos tipos de inversiones son menos riesgosas. A pesar del debacle económico ocasionado por la Covid-19, ciertamente sigue siendo igual de rentable, pero lo mejor es conservar en lugar de especular, esperando que alguien dé el primer paso o que algún evento externo provoque cambios.

Invertir en bienes raíces 

La inversión en bienes raíces o una propiedad es segura y conveniente, clara de impuestos, sellos y compromisos para un posible alquiler o venta. El 2021 ha sido un año importante para el sector inmobiliario. ¿Por qué? Pues durante la pandemia se redescubrió la importancia de tener una casa con jardín o cerca de zonas verdes. 

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado. La recuperación en el mercado inmobiliario todavía no es tan fuerte. Precisamente por eso merece la pena comprar (porque los precios siguen siendo bajos), pero no hay que tener prisa por monetizar. Para empezar podrías comprar un garaje, propiedades de valor turístico o hacer una compra con renta garantizada.

Criptomonedas

Cada vez más personas y empresas se sienten intrigadas por las criptomonedas. Se ha comprobado que cada mes en Google se registran más de 700 mil búsquedas sobre las monedas digitales. Pero, entre las principales preocupaciones de los potenciales inversores residen en la seguridad y el riesgo de pérdidas. 

Referente a la seguridad, los expertos garantizan que el uso de las criptomonedas es seguro. Esto se debe a que el dinero que se almacena en las billeteras virtuales está garantizado por la tecnología blockchain, pero también por un registro confiable de propiedad. De manera que la billetera, está encriptada y es imposible violarla.  

Ahora, respecto quienes preguntan si merece la pena invertir en criptomonedas, existen buenas oportunidades entre los criptoactivos. Bitcoin, por ejemplo, es uno de los mejores activos de los últimos años. Invertir en esta moneda digital ciertamente puede generar grandes ganancias, pero  también acarrea riesgos. 

Los activos muy volátiles, por ejemplo, pueden tener grandes fluctuaciones de precio (de horas pero también de días) por lo que las empresas o los inversores pueden perder dinero (el riesgo es por tanto real). En definitiva,  sí merece la pena invertir en criptomonedas, sin embargo, debemos tener en cuenta que todas las inversiones que garantizan grandes beneficios suponen grande riesgos.

Conclusiones

Elegir entre los tipos de inversiones no es una decisión fácil. Es importante centrarse en la diversificación y la sostenibilidad a largo plazo. Por lo tanto, resulta fundamental identificar la mejor fórmula en función de los propios objetivos, el capital disponible y la relación riesgo/retorno, realizando inversiones que vayan en consonancia con los objetivos a alcanzar.

Muchos inversores pueden favorecer los activos de bajo riesgo para proteger su capital renunciando a un mayor rendimiento, mientras que otros pueden aceptar un mayor riesgo a cambio de la perspectiva de conseguir un mayor rendimiento. Cualquiera que sea el caso, es clave proteger adecuadamente el capital, teniendo en cuenta durante la elección de inversiones factores secundarios como costos, liquidez, amortización anticipada y métodos de gestión.

Para crear una cartera de inversiones diversificada, es posible elegir tanto activos tradicionales, como bonos y acciones, incluyendo otras alternativas, como capital privado y préstamos entre particulares.

Nuestro consejo es mantener el foco en la gestión de riesgos para que los activos de la cartera sean capaces de ofrecer una rentabilidad según nuestras necesidades y con una duración de la inversión adecuada a nuestros objetivos, diversificando al máximo para minimizar el riesgo.

Post en colaboración con:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba