Cómo calcular la póliza de crédito de nuestro negocio - Finutive

7. Cómo calcular la póliza de crédito que necesita nuestro negocio

Cómo calcular la póliza de crédito de nuestro negocio

Se acabó el verano y desde Finutive volvemos a la carga con nuestros posts. Por ser el primer mes del curso intentaremos ser breves, pero, como siempre: útiles.

Antes de nada, ¿qué es el activo circulante?

Un activo circulante es un bien o derecho líquido o que puede convertirse en líquido en menos de un año. Es decir, es el dinero que una empresa tiene más o menos disponible para usar en cualquier momento (el dinero que tiene en las cajas y bancos, las existencias, las deudas de los clientes, etc.).

Gracias al Glosario de contabilidad de Debitoor. Siempre claros y útiles. –

¿Sabes cómo financiar el circulante de la empresa?

Nos gustaría hablaros de cómo calcular el importe necesario para financiar el circulante de la empresa con pólizas de crédito. No sé si os habrá pasado pero es muy habitual que un gestor de empresas de un banco os llame para concertar una visita e intentar venderos financiación. O si nadie de un banco os ha llamado seguramente os habéis acercado vosotros a una oficina a solicitar la susodicha financiación.

En muchas ocasiones ni el gestor ni el propio empresario saben a ciencia cierta cuales son las necesidades reales de fondos y solicitan pólizas de crédito en función de las atribuciones de autorización de la oficina bancaria, de la capacidad de generación de ingresos de la empresa, de la cifra que como empresario le haya dicho al gestor, etc. Lo más normal en estas situaciones es que se excedan en los límites concedidos, con el consecuente coste financiero, o se queden por debajo, lo que provocaría tensiones de tesorería innecesarias.

Para poner un poco de orden es necesario entender cómo se financia vuestro negocio en el corto plazo y en concreto el circulante, ya que es el destino que se le da a los fondos disponibles en una póliza de crédito. La deuda a corto plazo de cualquier negocio se resume en pago a proveedores, impuestos a pagar y deudas a corto con entidades de  crédito (para financiar inversiones, equipos u otros). El circulante sería más concretamente el activo que vamos a convertir en líquido (cobrarlo) en el corto plazo frente a las deudas a corto que tenemos con nuestros proveedores.

La diferencia entre lo que podemos convertir en el corto plazo en líquido con las deudas con las que tenemos que hacer frente en el corto, nos daría las necesidades del circulante a cubrir. Al estar esta necesidad de circulante a cubrir basada en nuestra estructura comercial (nuestros ciclos comerciales se repiten pues tendemos a cobrar a nuestros clientes con un número de días concreto y lo mismo para el pago a proveedores), estas necesidades de fondos para cubrir el circulante también son estructurales. De ahí la necesidad de tener una póliza de crédito correcta y predecible.

 

Pongamos un ejemplo práctico

Para ser prácticos y no ahogaros con demasiados datos, la forma de de calcular aproximadamente el importe de la póliza de crédito o de la línea de anticipo de efectos comerciales la podemos obtener calculando el importe aproximado de gasto diario en la empresa multiplicándolo por la diferencia en días entre el período de cobro medio y el período de pago medio:

Gasto medio diario = Compras Totales / 365

Ingresos medios diarios = Ventas Totales / 365

Periodo medio de cobro = (Saldo medio clientes* X 365) / Total Ventas Anuales

*Saldo medio clientes = Lo que nos deben de media los clientes = (Facturas a cobrar a principio de año + Facturas a cobrar a final del año)/ 2

Periodo medio de pago = (saldo medio proveedores* X 365) / Total Compras Anuales

*Saldo medio proveedores = Lo que nos deben de media los clientes =  (Facturas a cobrar a principio de año + Facturas a cobrar a final del año)/ 2

 

Imaginad un negocio que tiene un gasto medio de 1.500 euros diarios, 65 días de periodo medio de cobro y 35 días de periodo medio de pago ¿Cuál sería el periodo de circulante a financiar? Serían 30 días (65 días de cobro – 35 días de pago) ¿y sus necesidades de circulante?

Pues multiplicamos el periodo de circulante a financiar por el gasto medio, esto sería:

30 días de X 1.500 euros = 45.000 euros

Conclusión: Esta empresa necesitaría un póliza de crédito de 45k.

 

Reaction GIFs - Find & Share on GIPHY

 

Básicamente estáis calculando el importe que cubriría todos vuestros gastos (si fueran estables e iguales al gasto medio diario)  en el tiempo que pasa desde que habéis pagado a vuestros proveedores y hasta que recibís ese mismo importe de vuestros clientes.

Son datos simplificados, pero esperamos que os puedan ayudar a haceros una idea y sobre todo, ni pasaros ni quedaros cortos en gran medida, para no reducir lo máximo posible vuestros gastos financieros.

 


Si después de leernos, compartes nuestra preocupación por las finanzas y te convence nuestra visión práctica sobre cómo conocer el estado de salud de tu negocio, te animamos a que nos contactes a través de nuestra página web para que un asesor personal te haga una demostración de la solución sin ningún tipo de compromiso.

¿Quieres que las finanzas de tu negocio estén siempre cuidadas?

¡Suscríbete a la newsletter!

Te llegarán todas las novedades sobre la herramienta, los artículos de blog, consejos para mejorar la salud de las finanzas de tu negocio y noticias de importancia para pymes y del sector.

100% libre de spam